Qué son los fondos de inversión

Los fondos de inversión son una de las soluciones de inversión más versátiles y mejor adaptadas a las necesidades de los inversores particulares.

¿Qué es un fondo de inversión?

Un fondo de inversión es una Institución de Inversión Colectiva o IIC, una definición que posiblemente no diga gran cosa al común de los mortales.

Otra forma de definir esta herramienta es como un vehículo que invierte el dinero de muchos pequeños ahorradores (de ahí lo de colectiva) de acuerdo a una política de inversión y objetivos marcados en su folleto.

En esencia, un fondo toma el dinero de sus partícipes (los inversores) para invertirlo en una cesta de activos diversificada. Cada fondo sigue una estrategia, política y nivel de riesgo diferente que marcan sus gestores, profesionales acreditados de la inversión.

Cómo funcionan los fondos de inversión

El funcionamiento de un fondo de inversión es bastante sencillo. De forma resumida, un equipo de expertos gestores invierte el capital de los inversores en diferentes activos.

Así opera en esencia un fondo de inversión. Para entrar en más detalle, primero hay que conocer los cinco elementos clave que intervienen en un fondo:

  • El partícipe, que es el inversor y que compra participaciones del fondo.
  • Sociedad gestora, que es quien gestiona el fondo e invierte el capital de los inversores.
  • Entidad depositaria, que es quien custodia el patrimonio del fondo. Es donde está depositado el dinero, de forma que si la gestora quiebra, la inversión no se vería afectada.
  • Participación. Las participaciones son cada una de las partes iguales en las que se divide un fondo de inversión. Al invertir en un fondo, el partícipe compra participaciones del mismo.
  • Valor liquidativo, que mide el valor de cada participación del fondo. Es el resultado de dividir el patrimonio del fondo entre el número de participaciones.

Con esto claro es muy sencillo. Como inversor, confías tus ahorros a una gestora para que lo mueva y lo rentabilice siguiendo los objetivos y estrategia que marca el fondo. Todo esto se estructura de la siguiente forma.

  1. Al invertir en un fondo en realidad adquieres participaciones de ese fondo, que serían algo así como las acciones de una empresa. Es decir, una parte del fondo que se calcula dividiendo el patrimonio del fondo entre el número de participaciones.
  2. El valor de estas participaciones irá aumentando o disminuyendo según haga el valor de los activos en los que invierten. Recuerda que estás invirtiendo en una cesta de activos, si estos suben, también lo hará el valor del fondo.
  3. Cuando decidas reembolsar o traspasar el fondo, se calculará el valor de esas participaciones y ese será el capital que recibas. Este valor siempre se calcula al final del día.

Este es el funcionamiento de un fondo de inversión en esencia. Es como invertir en una cartera de acciones, fondos, bonos… que son gestionadas por un experto. La diferencia con un asesor financiero es que ese fondo puede o no ser adecuado a tu perfil y que, con un solo fondo, difícilmente tendrás una cartera bien diversificada.

Comisiones de los fondos de inversión

Como cualquier producto de inversión, los fondos incluyen el gastos y comisiones que debes conocer. A fin de cuentas, toda comisión de más que pagas es rentabilidad de menos que recibes.

En el caso de los fondos, existen una serie de costes explícitos y otros implícitos. Las comisiones explícitas están claramente reguladas por Ley, con sus máximos y mínimos.

Son las siguientes:

  • Comisión de gestión, que sirve para pagar a la gestora por su trabajo. El máximo es del 2,5%, aunque también depende del tipo de fondo. Se puede cobrar como un porcentaje fijo sobre el capital invertido y/o como un porcentaje a éxito sobre el rendimiento del fondo.
  • Comisión de depósito. Se paga a la entidad depositaria, que es quien custodia los activos en los que invierte el fondo.
  • Comisión de suscripción y reembolso. Son comisiones por comprar o vender el fondo de inversión. Algunos las incluyen y otros, no. Como mucho pueden ascender a un 5% sobre el capital invertido o retirado.

Las comisiones de gestión y depósito se restan directamente sobre patrimonio del fondo, por lo que ya aparecen reflejadas en el valor liquidativo.

A estas comisiones explícitas hay que sumar las comisiones implícitas, que son los gastos en los que incluye el fondo por invertir. Los fondos también necesitan brókeres y plataformas para invertir y estas tienen sus propios costes.  Aquí es donde suelen esconderse tropelías con los fondos de los grandes bancos, como utilizar sus propios brókeres y mesas de negociación, que distan de ser las más baratas.

Para averiguar el coste total de un fondo, incluidas comisiones y gastos, basta con buscar el ratio TER o Total Expense Ratio. Este dato también te servirá para comparar diferentes clases de fondos, como veremos más adelante.

Características de los fondos de inversión

Los fondos tienen sus propias características y la mejor forma de verlas es a través de sus ventajas y desventajas. En realidad, esto aplica para la mayoría de productos de ahorro. ¿Quieres saber cómo funciona un fondo y si es recomendable para ti? Mira cuáles son sus puntos fuertes y débiles.

Ventajas de los fondos de inversión

Estas son las características que destacan de los fondos de inversión.

  • Diversificación. Los fondos de inversión son un producto diversificado en sí mismo. Un fondo invierte en muchos valores y, además, lo hace con un coste de entrada y una inversión inicial muy inferior a la que necesitarías para crear esa misma cartera comprando las acciones que hay en el fondo.
  • Bajo coste de entrada. Para que lo entiendas mejor, una acción de Amazon supera los 178 euros, mientras que hay fondos con acciones de Amazon a menos de 50 euros. Con un fondo tienes acceso a carteras muy diversificadas por un mínimo de entrada ridículo, especialmente si inviertes a través de ETFs
  • Gestión profesional. Detrás de todo fondo de inversión existe un equipo de profesionales expertos en inversiones gestionando tu dinero. Incluso en los fondos indexados hay un equipo de personas vigilando que replique a su índice de la forma más fidedigna.
  • Flexibilidad. Una de las grandes ventajas de los fondos de inversión es su capacidad para adaptarse a todos los perfiles de inversión. Tanto si eres muy conservador como eres capaz de asumir riesgos, encontrarás diferentes fondos de inversión adaptados a ti.
  • Liquidez. La liquidez mide la posibilidad de recuperar tu dinero en cualquier momento y es una medida del riesgo de una inversión. Con los fondos de inversión la liquidez suele ser total. Podrás recuperar tu dinero en cualquier momento, salvo excepciones que así lo indiquen, y lo tendrás en tu cuenta en un plazo de 3 a 5 días normalmente. Eso sí, el cálculo del valor de tus participaciones se hará siempre al final del día, no en el momento exacto que curses la orden.
  • Ventajas fiscales. Los fondos cuentan con un importante beneficio fiscal frente a otros productos como las acciones o los ETFs (un tipo de fondo). No hay que pagar impuestos por los beneficios acumulados si traspasas el dinero a otro fondo. Esto te permite diferir el pago de impuestos cada vez que quieras ajustar tu cartera y ahorrarte entre un 19% y un 28% en pagos a Hacienda sobre las ganancias que hayas logrado. A largo plazo y gracias al interés compuesto, esa ventaja puede marcar la diferencia.

 

Riesgos de los fondos de inversión

Más que desventajas de los fondos de inversión, conviene hablar de los riesgos asociados a este producto, que son los siguientes:

  • Riesgo de mercado o potencial pérdida. Salvo con los fondos garantizados, puedes perder dinero con tu inversión en fondos. Esto es algo común a la mayoría de inversiones y es lo que se conoce como el riesgo de mercado.
  • Efecto diluyente de la diversificación. Otro riesgo general de invertir que ocurre al sobrediversificar cuando varios activos se solapan entre sí.
  • Hay que saber elegir. La oferta de fondos de inversión es enorme y no todos son igual de buenos ni tienen los mismos costes. Con los fondos, como con cualquier otro activo, es importante saber elegir en cuáles invertir.

 

Tipos de fondos de inversión

En el mercado existen distintos tipos de fondos de inversión, categorías y formas de catalogarlos. La más utilizada es en función de dónde invierten. Así, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) distingue entre:

  • Fondos de inversión inmobiliaria, que invierten en ladrillo.
  • Fondos de renta variable, que invierten en activos de renta variable como acciones.
  • Fondos de renta fija, que invierten en emisiones de deuda.
  • Fondos mixtos, que invierten en ambos activos (renta fija y renta variable) en diferentes proporciones.
  • Fondos monetarios, que invierten en el mercado monetario en valores a corto plazo en una divisa determinada.
  • Fondos de fondos, que son  los que invierten en una cartera de fondos de inversión.
  • Fondos de materias primas, que invierten en commodities.
  • Fondos garantizados, que se caracterizan por garantizar el principal de la inversión. Es decir, garantizan que no pierdas dinero e incluso una pequeña rentabilidad.
  • Fondos estructurados, cuya rentabilidad depende de una combinación de otros productos financieros.
  • Fondos de rentabilidad objetivo, que se caracterizan por fijarse un objetivo de rendimiento. Eso sí, esto no es sinónimo de que estén obligados a alcanzar esa rentabilidad.

Además de estas categorías de fondos, también se puede diferenciar entre fondos de gestión activa y fondos de gestión pasiva según el modelo de inversión. De forma muy resumida, los fondos de gestión activa buscarán superar el rendimiento del mercado, mientras que los fondos pasivos o indexados se marcan como objetivo replicarlo (en realidad, su función es copiar el desempeño de índices).

Clases de fondos de inversión

Más allá de las categorías de fondos de inversión existen las denominadas clases de fondos. Estas clases son versiones diferentes de un mismo fondo de inversión.

Un ejemplo muy fácil de entenderlo es la distinción entre clases de acumulación y de distribución o de reparto, que define lo que el fondo hace con los dividendos de las acciones en las que invierte.

La clase de acumulación de un fondo acumula los dividendos,  mientras que la de distribución los reparte entre los partícipes. El fondo en sí es el mismo, invierte en los mismos activos y con el mismo equipo de gestores detrás. Sin embargo, ese trato diferente sobre los dividendos hará que su evolución sea distinta.

Este es solo un ejemplo de las diferentes clases de fondos que existen. Hay clases de fondos según se dirijan a inversores minoristas e institucionales o del capital mínimo que hace falta invertir. En ocasiones, solo cambiará eso, pero lo más habitual es que también cambien las comisiones que cobran.

Por ejemplo, estas son las diferentes clases y gastos corrientes del fondo Santander Acciones Españolas FI:

  • Clase A: Gastos: 2.33%
  • Clase B: Gastos: 1.97%
  • Clase C: Gastos: 1.63%
  • Clase D: Gastos: 1.98%
  • Clase Cartera: Gastos: 0.45%
  • Clase Master: Gastos: 0.03%

Como puedes ver, existe una enorme diferencia entre todas ellas.

Para asegurarte de que pagas lo justo, sea cual sea tu perfil como inversor, lo que debes buscar son las clases limpias de fondos. De esta forma te aseguras de que tienes el fondo con menores comisiones según tu perfil.

¿Y cómo puedes encontrar estos fondos? Preguntando en tu banco, aunque es posible que la entidad no trabaje con el fondo de clase limpia que buscas.

Esa es una de las ventajas de trabajar con asesores financieros independientes como Nextep Finance. Nosotros solo trabajamos con clases limpias de fondos, lo que supone un ahorro en costes y la certeza de que no hay intereses ocultos ni incentivos perversos.

Y es que, una de las cosas que hace que las clases sucias de fondos, las que no son limpias, sean más caras, es que comparten (pagan) una parte de su comisión de gestión al banco o asesor de turno para que venda y recomiende ese fondo y no otro.

Esto, evidentemente, supone un claro conflicto de intereses entre lo que es mejor para ti y para el asesor. Con un asesor financiero independiente evitarás ese problema y, además, ahorrarás las comisiones excesivas de los fondos de clase sucia. ¿Hablamos?

Artículos relacionados

Cómo invertir en Inteligencia Artificial con éxito

Cómo invertir en Inteligencia Artificial con éxito Comprender cómo funciona la inteligencia artificial es crucial para entender los avances tecnológicos y el papel que la IA puede jugar en su futuro. Solo así será posible aprovechar esa oportunidad como inversor y rentabilizarla. Porque si algo parece claro es que la IA ha venido para quedarse,…

Previsión bolsa 2024: ¿qué va a pasar en 2024 en los mercados?

Previsión bolsa 2024: ¿qué va a pasar en 2024 en los mercados? ¿Cuáles pueden ser los primeros movimientos bursátiles en 2024? Para los inversores, un ejercicio bursátil nuevo es como una página en blanco. Para los mercados es la continuación del último capítulo. Así que si queremos tener una idea de cómo va ser la…

Tipos de fondos de inversión

Tipos de fondos de inversión En el mundo hay cerca de 140.000 fondos de inversión abiertos sin contar ETFs. La oferta es enorme, existen diferentes tipos de fondos de inversión y también distintas formas de clasificarlos. Los fondos de inversión se pueden clasificar en función de cómo invierten, de dónde lo hacen e incluso de…

¿Se puede ahorrar en las comisiones de gestión de fondos de inversión?

Cómo ahorrar en comisiones de gestión hasta un 30% ¿Se imaginan un producto que en la mayoría de los comercios se venda al mismo precio, pero que hubiera algunas tiendas donde se pudiera adquirir con un descuento del 30%, o incluso más? Insisto: exactamente el mismo producto, pero un 30% más barato. Esto evidentemente es…