Cómo invertir en bolsa para principiantes

Sumergidos en una época de incertidumbre económica y elevada inflación, aprender a invertir es clave para maximizar los ahorros y patrimonio. Antes de dar este paso es importante tener claros una serie de conceptos básicos para enfrentarse a los mercados con ciertas garantías y para eso hay que saber las claves de cómo invertir en bolsa para principiantes. Y es que invertir sin un plan suele ser sinónimo de pérdidas y hacerlo guiado solo por el consejo del banco sería un buen negocio para la entidad, pero no necesariamente para el cliente. ¿Entonces? Por dónde empezar a invertir esos 50.000 euros ahorrados. Por lo básico.

¿Qué es la bolsa y cómo funciona?

Lo primero que debes saber es que la inversión en bolsa es conocida también como inversión en renta variable. Esto es debido a que la retribución que reciben los inversores no es fija En otras palabras, se habla de renta variable porque los rendimientos varían.  ¿Y qué se negocia en la bolsa? Principalmente acciones de empresas, aunque también otro tipo de activos como ETFs y materias primas, además de renta fija a través del mercado secundario.

Sin embargo, cuando hablamos de invertir en bolsa normalmente nos referimos a invertir en acciones de empresas cotizadas. Al hacerlo, te conviertes en accionista de la compañía, es decir, en dueño de una pequeña parte de esa empresa. A partir de ahí, tu inversión variará según lo haga el precio de sus títulos o acciones. En este sentido, una de las primeras cosas que debes saber al invertir en bolsa como principiante, es que el precio de las acciones se fija diariamente en el mercado. Este precio atiende en todo momento a la oferta y a la demanda. De este modo, si hay órdenes de compra por un mayor número de títulos que las órdenes ventas, la cotización de las acciones subirá.  Lo que determina que haya más interés en comprar que en vender dependerá ya de muchos factores, desde las propias cuentas de la empresa hasta la salud del sector en el que opera, los ciclos económicos e incluso las modas. Porque, si hay una cosa que debes saber como inversor novato en bolsa, es que los mercados son menos racionales de lo que pensamos. 

¿Cómo empezar a invertir? Primeros pasos

Si te has planteado invertir en bolsa y eres un principiante, el primer consejo es que no inviertas el dinero que no estés dispuesto a perder, una frase que suele dar pie a malos entendidos. En realidad, lo que quiere decir es que existen una serie de riesgos inherentes a la inversión en bolsa que debes tener en cuenta como inversor novato. Eso se traduce en la posibilidad de perder, por lo que, mejor no arriesgar un dinero que vas a necesitar en el futuro. Mi traducción personal, no inviertas todos tus ahorros en bolsa ni en ningún otro activo, mantén siempre un colchón financiero para imprevistos con el que te sientas cómodo (entre 3 y 12 meses de ingresos debería ser suficiente). 

El resto de dinero es el que puedes invertir en los mercados porque es el que puedes arriesgar para conseguir una rentabilidad adecuada. En este sentido y en contra de lo que se suele pensar, la bolsa no es como un negocio de apuestas donde ganas o pierdes todo. El precio de una acción subirá o bajará, pero cuando cae siempre puedes vender y asumir un porcentaje de pérdidas, pero es muy, muy raro perderlo todo. De hecho, lo normal si optas por invertir por tu cuenta y eres un principiante, es que exista un periodo de aprendizaje donde lo más habitual es que haya inversiones exitosas y otras que no lo sean. 

Además, es recomendable diversificar las inversiones para reducir riesgos. Este es el manido dicho de no poner todos los huevos en la misma cesta. Para que lo entiendas mejor, si solo inviertes en una acción y su precio cae, toda tu cartera lo hará. Si ya cuentas dos acciones, este riesgo se diluye (tendrían que caer las dos), si cuentas con tres, lo hace todavía más y así sucesivamente. Esto tampoco quiere decir que sea recomendable manejar una cartera con 500 acciones. Aprovecha el efecto del interés compuesto, que permitirá alcanzar las metas financieras a largo plazo.

Aspectos básicos antes de invertir en bolsa para principiantes

Conocer los conceptos fundamentales

Lo ideal es familiarizarse con términos como acciones, bonos, índices, diversificación y riesgo, comprendiendo además cómo funciona el mercado de valores y cómo se efectúan las operaciones. Se puede ser autodidacta, aunque si no es de tu agrado, se recomienda recurrir a un asesor financiero independiente.

Si quieres invertir en bolsa como principiante, podrás optar por: depósitos o cuentas remuneradas (ideal para fondos de emergencia), renta fija (atractiva con la subida de tipos de interés), fondos monetarios (fondos de inversión en emisiones de renta fija a corto plazo) o cartera de fondos conservadora (opción menos segura y más rentable).

Crear un presupuesto realista

En todo momento hay que tomarse tiempo para mantener las finanzas personales en orden. Es muy importante saber dónde invertir tus ahorros, por lo que habrá que definir un presupuesto que permitiese cubrir gastos básicos y ahorrar una cantidad específica mensual. Además, se recomienda contar con un fondo de emergencia en caso de imprevistos.

Confiar en la disciplina financiera

La disciplina es fundamental al iniciarse en las inversiones en bolsa para principiantes. Se trata de una de las habilidades más complicadas de adquirir, aunque en realidad parezca muy fácil. Si inviertes por tu cuenta, necesitarás un plan sólido de inversión, con una estrategia probada y unas reglas que funcionen. Solo así tendrás la seguridad de seguir invirtiendo en momentos de caídas, que llegarán.

Una forma de invertir de manera disciplinada es programar tus inversiones y dejar que sea un asesor financiero independiente quien se encargue de invertir o, por lo menos, de guiar tus pasos. Es más fácil que el asesor mantenga la calma y la disciplina cuando lleguen curvas para tus inversiones. 

Seguimiento regular de las inversiones

Al invertir en bolsa para principiantes, es importante no descuidar ningún aspecto. Con calma, habrá que revisar periódicamente si las inversiones están alineadas con los objetivos financieros personales. A partir de aquí se podrán definir nuevas estrategias.

En qué activos invertir

Es fácil asimilar que invertir en bolsa equivale a comprar acciones, cuando no es así. Invertir en bolsa consiste en invertir en acciones (y otros activos) , pero hay más de una forma de hacerlo. Por supuesto, puedes comprar acciones de empresas individuales de tu elección, pero también puedes aprovechar otras soluciones de inversión más adecuadas para principiantes como los fondos de inversión y ETFs, que permiten una mayor diversificación a un menor coste. De hecho, es la herramienta con la que trabajan la mayoría de asesores financieros: fondos de inversión y no acciones. Al final, sigues invirtiendo en bolsa, pero con ciertas ventajas, especialmente en cuanto al capital que necesitas invertir para estar bien diversificado.

¿Invertir solo o acompañado?

Como inversor novato, puedes seguir dos caminos. Empezar por tu cuenta, aprender (y perder por el camino) o comenzar acompañado  de un asesor financiero. Ambas opciones son válidas, pero la segunda es mucho más interesante, tanto si quieres aprender a invertir por tu cuenta como si prefieres la comodidad de delegar tus inversiones en un experto.

La ventaja de contar con los servicios de un asesor independiente es la tranquilidad de saber que tus inversiones están en buenas manos. Obtendrás un retorno adecuado para tus ahorros independientemente de tus aprendizajes en bolsa si lo que quieres es hacerlo por tu cuenta. Esto te permitirá aprender a tu ritmo y sabiendo que tu cartera irá subiendo mientras afinas tu propia estrategia inversora. 

Y, si lo que quieres es delegar la inversión, podrás dormir tranquilo mientras ves tu dinero crecer y te centras en lo que realmente te hace feliz en la vida o en ganar más dinero con tu carrera profesional.

Todo esto es lo que puede hacer por ti un buen asesor financiero. ¿Hablamos?